Historia

El objeto de la sociedad es: Promocionar, adquirir, transmitir, enajenar, urbanizar, dividir, y parcelar toda clase de inmuebles, terrenos y fincas rústicas y urbanas, así como construir y explotar tales bienes, bien sea directamente, mediante arriendo no financiero o de alguna otra forma válida en derecho, cualquiera que sea el destino o utilización de los mismos. También la ejecución de obras por cuenta propia o ajena y en general, la realización de toda clase de operaciones de carácter inmobiliario.